7/11/15

XEGA también se manifestó contra las violencias machistas el #7N

El siete de noviembre de 2015, a las 13:00 horas, mujeres, hombres y colectivos de todo el Estado español nos manifestamos juntxs en Madrid para exigir que la lucha contra las violencias machistas sea asumida como una cuestión de Estado.

XEGA, colectivo de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales de Asturias, se ha adherió a esta marcha. Junto a sus organizadoras, invitamos a toda la sociedad civil a participar en la misma ya que la erradicación de las violencias machistas es una cuestión que nos involucra a todas y todos.

Autobuses y trenes desde Asturias

Numerosas entidades asturianas fletaron autobuses para bajar a Madrid el sábado siete. Los Consejos de la Juventud de Asturias, la Plataforma Feminista de Asturias o Muyeres En Llucha de la Corriente Sindical de Izquierdas (CSI) fueron algunas de ellas.

Descuentos para activistas de XEGA

Lxs activistas de XEGA que lo desearon obtuvieron un descuento de 5,00€ en el billete de ida y vuelta (15,00€ en lugar de 20,00€) en el autobús fletado por Muyeres En Llucha de la CSI. Horarios, trayecto y formas de contacto en la siguiente imagen:

Citas previas en Madrid

  • Los colectivos asturianos se concentraron a las 11:00 delante de la Embajada de Letonia, en la calle Alfonso XII 52.
  • Los colectivos LGTB+ se concentraron a las 11:30 delante de Caixa Fórum, Paseo del Prado 36.

Pancarta de XEGA

Pancarta de XEGA en la Manifestación del #7N de 2015 en Madrid.

Imágenes

Vídeo


Manifiesto

El movimiento feminista denuncia que las violencias machistas suponen la manifestación más violenta de la desigualdad de género y suponen la más grave violación de los Derechos Humanos de las mujeres que padece nuestra sociedad.

Desde el año 1995, 1.378 mujeres han sido asesinadas por el terrorismo machista. En lo que llevamos de año se han contabilizado 70 feminicidios y otros asesinatos de mujeres cometidos por hombres: Sólo en el verano de 2015 han sido asesinadas 37 mujeres y ocho menores a manos de sus parejas, padres o parejas de sus madres. Mujeres y menores sufren violencia patriarcal en múltiples formas. Y esto sólo es la punta del iceberg.

En los últimos años hemos padecido los recortes sistemáticos en los recursos públicos generales, en los derechos sexuales y los derechos reproductivos, recortes en la interrupción voluntaria del embarazo de las menores de 16 y 17 años y recortes en los recursos especializados contra las violencias machistas. La cultura patriarcal nos culpabiliza sin que la sociedad, los medios de masas y los poderes públicos se enfrenten a los mitos misóginos y antifeministas.

El movimiento feminista considera que las violencias, que vivimos en distintos ámbitos, suceden en una sociedad que tolera la desigualdad, y resta credibilidad y autoridad a las mujeres.

El machismo alimenta nuestra desvalorización, la cosificación de nuestros cuerpos y la falta de respeto a nuestras decisiones. Igualmente, estas agresiones son inseparables de las que sufren las personas que no responden a la masculinidad hegemónica.

Por todo ello, el movimiento feminista convoca la Marcha contra las violencias machistas el 7N para exigir:
  • Que la lucha contra el terrorismo machista sea una cuestión de estado.
  • Que se desarrolle e implemente el Convenio de Estambul y el cumplimiento de las recomendaciones de la CEDAW, y se reforme la ley 1/2004 para que estén reflejadas todas las formas de violencia contra las mujeres.
  • Que toda la sociedad y sus organizaciones e instituciones se comprometan en esta lucha.
  • Que la lucha y los recursos incluyan tanto la violencia que ejerce la pareja o expareja como las agresiones sexuales, el acoso sexual en el ámbito laboral, la trata con fines de explotación sexual/laboral de mujeres y niñas y todas las violencias machistas.
  • Que todas las instancias de gobierno se comprometan realmente en la prevención y erradicación de las violencias machistas, así como en la asistencia y reparación de todas las mujeres en situación de violencia, independientemente de la situación administrativa en que se encuentren las mujeres.
  • Que el acento se ponga en la protección de las afectadas, facilitando diferentes salidas que impliquen una verdadera recuperación vital, económica y social de ellas así como de sus hijos e hijas.
  • Que la prevención sea una política prioritaria, que incluya un sistema coeducativo en todos los ciclos, la formación específica para todo el personal profesional que interviene en los procesos, los medios de comunicación, la producción cultural y la sociedad civil en la lucha contra las violencias machistas.
  • Que los medios de comunicación se comprometan a hacer tratamiento adecuado de las diferentes de violencias machistas, visibilizándolas, evitando el sensacionalismo morboso en su tratamiento y utilizando un lenguaje y unas imágenes no sexistas.
  • La eliminación de la custodia compartida impuesta y el régimen de visitas a los menores de los maltratadores condenados. La retirada y no cesión de la patria potestad a los maltratadores.
Tomemos conciencia de una vez que el machismo mata y hace imposible la convivencia exigible en una democracia.

Estamos aquí presentes para hacer un llamamiento a cada persona, a cada institución, a cada partido político, a cada gobierno para no ser cómplices de esta barbarie.

La mitad de la humanidad tiene que seguir viviendo, no podemos permitir ni un asesinato más.